Rota por dentro

Otra noche más y no ha logrado dormir.
Entre vino, tristeza y lágrimas
ha perdido el sueño, la ilusión y la esperanza.

Nuevamente, la han roto en mil pedazos
de mil formas , porque en su inocencia,
su corazón hambriento, se ha comido
todas las mentiras. Lo sabía.




Las horas de la noche van falleciendo,
se van apagando, como se apagan sus
sueños, como murió su sonrisa, dando
paso al dolor, envolviéndola en un
torbellino de llanto.




Da pequeños sorbos a su copa de vino
allí, en el suelo, entre lágrimas y cigarrillos
no se atreve a contarle a nadie su dolor,
pues el «te lo dije» estará en la conversación.

Su corazón está roto, le va a tocar pegar
cada pedazo y lo peor, es que tendrá que
volver a exponer su corazón
lleno de cicatrices; es la parte más difícil.

Poco a poco, se irá levantando
volverá a creer, a soñar, a confiar.
A pesar del dolor, volverá a sonreír,
volverá a amar, volverá otra vez a vivir.

No puede vivir con temor siempre.
Si no se cae, si no se levanta, si no llora,
si no ríe,si no arriesga, si no se mueve,
es porque ya tocó fondo y sabe
que de ahí, será difícil salir.





Sabe que no encontrará
a alguien perfecto, porque todos
estamos rotos, descosidos, pegados,
vueltos a coser, tratando de ser felices.






Fuente de imagenes (Editadas con Photoshop CS6):
Portada,
BN,
Piano,
Peluche
 
Licencia de imágenes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *